Pteroglossus torquatus (Tucancillo collarejo, Collared Aracari)
En esta nueva entrada nos vamos a echar a volar de la mano de uno de los pájaros más llamativos de Costa Rica, primo hermano de los conocidos tucanes, ambos de la familia Ramphastidae, se trata del Tucancillo collarejo, tambien conocido como Aracari, cusingo, tití o incluso Félix. Es un visitante habitual de las zonas bajas del Caribe y del Pacífico, siempre que haya fruta fresca que pueda comer.

 

Pese a su aspecto tan bonito de pájaro que no rompe un plato, este tucancillo es también un gran depredador. Además de frutas y hojas, se alimenta de insectos, pequeños lagartos, huevos y pichones de otras especies.

No es raro verlo atacando a los pájaros carpintero, a los que, aparte de comerse sus huevos y pollos,les quitan el hueco del árbol para dormir, un encanto de pájaro vamos.

Viajan en bandadas de entre 6 y 15 individuos siempre en zonas de bosque abierto, donde van saltando de rama en rama buscando las mejores frutas. Gracias a su largo pico, pueden alcanzar piezas más complicadas que no aguantarían su peso, se cuelgan de las ramas cercanas y van agujereando la fruta con el pico.

Hacen el nido en cavidades naturales o en huecos de carpinteros, normalmente aprovechan los que están abandonados, pero si tienen que echar a alguien, no tienen ningún problema. Pueden llegar a dormir hasta 6 en un mismo hueco, con las colas plegadas sobre la espalda.

Su pico, no tan grande y llamativo como el de los tucanes, pero con la misma estructura hueca, les permite regular la temperatura corporal. Está rodeado de infinidad de vasos sanguíneos que les permiten liberar el calor por la superficie y así bajar hasta 10º la temperatura corporal mientras duermen.

Se distribuyen, sólo en América, desde el Sur de Méjico hasta el Oeste de Ecuador. En la vertiente del pacífico hay una población diferente, que a base de la separación geográfica impuesta por la cordillera central, se ha convertido en una especie diferente.