Rana pyrenaica
(Rana pirenaica, Pyrenean frog)

La rana pirenaica es otro de los muchos endemismos de la península ibérica que se encuentra sólo en una pequeña franja de los Pirineos. Por su pequeño rango de distribución, la eutrofización del agua (sigue leyendo si quieres saber qué es esto :) ) y la alteración de su hábitat natural, está catalogada como “En peligro” por la IUCN (Unión Internacional para la conservación de la naturaleza).

Su descubrimiento a sido relativamente reciente ¡y ya está en peligro de extinción!. En 1993, Jordi Serra-Cobo la describió como nueva especie tras años de confusión y polémica. Se pensaba que era una población de Rana iberica o rana patilarga por su parecido, pero ésta se distribuye por el oeste de la península. Ahora, tras análisis genéticos, se ha visto que podría estar más emparentada con la Rana temporaria o rana bermeja, pero de momento se sigue considerando otra especie independiente. La rana pirenaica sólo se encuentre en la vertiente sur de los Pirineos, desde Irati en Navarra hasta Ordesa y Monte Perdido en Aragón.

Las patas posteriores son muy largas en proporción al cuerpo


Es una pequeña rana de unos 5 cm. de largo, pertenece al grupo de las ranas pardas y de ahí su coloración pardo-verdosa en el dorso. El tímpano es pequeño o casi no se ve. Tienen una franja más oscura que va desde los ojos hasta las narinas y la parte inferior del cuerpo es más pálida.

Las hembras pueden ser un poco más grande que los machos y de color más rojizo; éstos presentan los antebrazos más fuertes y en la palma de la mano y los dedos presentan una especie de abultamiento, las llamadas callosidades nupciales, que les sirven para agarrarse a la hembra durante el amplexo o acoplamiento y que no se le escape.

Los renacuajos son de color oscuro o negro con puntos claros y una cola potente y de color oscuro que les sirve para nadar a contracorriente. Se podrían confundir con larvas de sapo común, pero éstas son de un color más marrón y con la cola transparente. Las hembras colocan la puesta entre Febrero y Marzo y en Julio o Agosto los renacuajos ya están bien desarrollados.

Larva de Rana pyrenaica, se puede ver su color oscuro y cola opaca.

Viven en torrentes de montaña, de aguas rápidas, con buena oxigenación y normalmente frías, entre los 1.000-1.800 m. Estos requerimientos de hábitat hacen que sean usados como indicadores ambientales. Sólo estarán en aguas limpias y oxigenadas y no en aguas muy eutrofizadas. Éstas son aguas muy ricas en nutrientes y materia orgánica, tanto, que se van acumulando en el fondo y descomponiendo, lo que favorece la formación de algas y plantas acuáticas pero también disminuye la disponibilidad de oxígeno. Seguro que más de una vez habéis visto algún estanque lleno de algas y plantas y parece que es un lugar perfecto para las ranas, pues puede ser que sea precisamente lo contrario…

Tritón pirenaico Euproctus o Calotriton asper. Comparte hábitat con la rana pirenaica. Se cree que las larvas de rana tienen toxinas para evitar ser depredadas por los tritones.

El hecho de que estén consideradas En peligro de extinción se debe a muchos factores. Lo primero es que al tener una distribución tan pequeña, si alguno de esos hábitats se pierde o se altera, les afecta enormemente. Esto puede ocurrir por causas naturales, como la sequía o las temperaturas que no corresponden con esa época del año; o por causas inducidas como un exceso de ganado cerca de los arroyos, la canalización del agua o la introducción de otras especies. No es la amenaza más común, pero en algunos países se lleva el tener un acuario de coleccionista y cuantas más especies raras tengas mejor, así que hay quién se dedica a capturar individuos para esto. La depredación es otra amenaza, la trucha introducida puede alimentarse de ranas adultas. El hombre, para variar, es la mayor amenaza. En los parques nacionales muchas veces se encuentran con el dilema de si poner carteles o no advirtiendo a la gente de que hay puntos de interés biológico y que por favor se respeten esos espacios. El problema está en que muchas veces ese mismo cartel disuasorio se convierte en incitador y la gente se acerca a ver qué pasa ahí, perjudicando a la especie que se quiere proteger. Yo opino que es mejor quedarse con la curiosidad y saber que estás ayudando a conservar, que tener una bonita foto que enseñar…

 

 

Pd: Para que no haya confusión, las fotos fueron tomadas en el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, durante un voluntariado sobre la rana pirenaica, siempre acompañados de personal del parque y monitoreando zonas permitidas.