Nido de Caretta caretta (Tortuga Boba, Cabezona, Loggerhead)

Y el día llegó y vimos asomar cabecitas de la arena, tanto nosotras como un grupo de voluntarios (organizados por la asociación XALOC) con los que durante dos meses convivimos en la playa para vigilar el nido, día y noche, bajo sol y lluvia.

Gracias a la UME (Unidad Militar de Emergencias) y al Parador del Saler, la vida en la playa se hizo mucho más llevadera (techo y comida siempre mejoran cualquier situación).

Campamento cedido por la UME

Material de campamento cedido por la UME

Como ya os contamos en la entrada sobre la Tortuga Boba, el nido proveniente de una playa en Torrevieja (Alicante) fue trasladado a la playa La Punta, una playa protegida incluida dentro del Parque Natural de l’Albufera (Valencia). Al tratarse de una playa protegida no había prácticamente afluencia de público, pero siempre que alguien se acercaba para ver que hacían esos hippies acampados en la playa, les informábamos sobre el trabajo de conservación de la especie que estábamos llevando a cabo, además siempre que podíamos organizábamos limpiezas de playa y de las dunas.

Nuestro día a día consistía principalmente en tomar datos de temperatura, tanto la interior (del nido, muy importante ya que si disminuía por debajo de los 21ºC los huevos podrían no llegar a eclosionar) como la exterior, para llevar un control, pero también para (basándonos en esos datos) intentar dilucidar el momento del esperado nacimiento. Aparte de esta toma de datos, la protección del nido era primordial, sobre todo del agua, ya que en esta zona de la Península (Mediterráneo), durante los meses de Septiembre y Octubre, la “Gota fría” causa estragos, tanto en forma de lluvia como de olas.

Nido protegido para evitar la inundación por las fuertes lluvias.

Nido protegido para evitar la inundación por las fuertes lluvias.

la gota fría haciendo de las suyas... el campamento quedó totalmente inundado.

La gota fría haciendo de las suyas… el campamento quedó totalmente inundado.

Y tras 2 meses de campamento, llegó el 9 de Octubre. Las tortuguitas no pudieron elegir un mejor día para nacer, pues en dicha fecha se celebra el día de la Comunidad Valenciana. Rondaban las 9 de la noche, y unas 10 cabezas asomaron, aparecieron en diferentes tandas, incluido el momento de la exhumación (excavación del nido unos 3 días después de la eclosión) hasta llegar a 38 de los 79 huevos que había en el nido.

nido9

Tras el momento de emoción vivido, las preguntas de la prensa, las fotos de los medios, los abrazos de alegría… llegó el momento de preparar a los neonatos para su viaje al Oceanográfic; pero antes se dejó que recorrieran un tramo de playa para que se creara en ellas la impronta (serie de datos que la tortuga recopila, tales como temperatura, perfil de la playa, química y textura de la arena…) para que, en un futuro, acudan a anidar en una playa que cumpla con esas mismas características.

neonatos recorriendo la playa.

Neonatos recorriendo la playa.

Tras su transporte al Oceanográfic, todas las tortuguitas se identificaron, pesaron y midieron; tras esta toma de datos se colocaron en tanques habilitados para ello en el “ARCA del mar” (Área de recuperación y conservación de fauna marina del Oceanográfic) donde pasarán su primer año de vida, ganando fuerzas y preparándose para el mundo que les espera ahí fuera.

Neonatos en los tanques de el ARCA del mar.

Neonatos en los tanques de el ARCA del mar.

Se decide mantenerlas un año en cautividad para aumentar las posibilidades de supervivencia, ya que tras un año medirán unos 25 cm, por lo que aparte de tener más fuerza, será más fácil que escapen a depredadores.

Por último solo me queda felicitar a los voluntarios, por que sin ellos, independientemente de toda la ayuda recibida de las distintas organizaciones, todo esto no se hubiera podido llevar a cabo. Personalmente tengo que daros las gracias, por que formasteis un grupo muy molón e hicisteis de la vida en el campamento toda una aventura. GRACIAS!

nido11