Ara macao (Scarlet macaw, Lapa roja, Guacamayo rojo)

Inconfundible cuando la ves en vuelo, ya sea por su cola, su fuerte chillido o su manera característica de batir las alas, la lapa (o guacamayo rojo) es uno de los animales que más te hacen pensar que estás en los trópicos cuando las ves. Porque, ¿quién no se imagina una palmera con una guacamaya roja al borde de una playa?, o  ¿cuántas camisas de flores no hemos visto así en verano?

De llamativos colores rojo y azulado, cuando vuela es muy identificable con su larga cola y su gran tamaño. Pertenece a la misma familia de los loros (Psittacidae) que engloba loros y papagayos de América y de África.

lapa6

Se distribuye desde el sur de Méjico hasta Perú y Bolivia y en Costa Rica, aunque antes se podía encontrar en las dos vertientes, su distribución cada vez está más restringida y actualmente se puede encontrar sólo en el pacífico, donde aumenta en número cuanto más al sur y alcanzando mayores números en la península de Osa.

Se alimenta principalmente de frutas y semillas carnosas de árboles y por eso tienen el pico corto, fuerte y curvado, adaptado para abrir los frutos. Sólo aprovechan el 10-30% de lo que comen y el resto lo desperdigan  debajo del árbol en el que se alimentan. Por esto y porque se comen la semilla antes de que madure, no se consideran muy buenos dispersores.

Lapa alimentándose de frutos de Terminalia catappa (almendro de playa) uno de sus alimentos favoritos, en Puerto Jiménez, Costa Rica.

 

Las lapas, como todos los loros, son monógamas, siempre se las encuentra volando en parejas aunque tengan una intensa vida social. ¡En un mismo árbol puede haber hasta 40 lapas alimentándose a la vez! Lo ruidosas que son cuando vuelan no hace justicia a su belleza, la ventaja es que si están volando cerca, nunca van a pasar desapercibidas para nosotros!

Anidan en cavidades de árboles o palmeras huecas, la hembra pone 1 ó 2 huevos entre Diciembre y Junio que después puede llegar a incubar hasta un mes. Durante este tiempo, se alimenta de la comida regurgitada que le da su pareja, con la que más tarde alimentará a los pollos para, cuando sean más mayores, pasar a ser alimentados por los dos padres. Tras 3 ó 4 meses, están listos para abandonar el nido.

Lapa alimentandose de guayaba (Psidium guajava) en Rio Piro, Peninsula de Osa

Lapa alimentándose de guayaba (Psidium guajava) en Río Piro, Península de Osa, Costa Rica

Una de las principales amenazas para todos los loros es el tráfico de mascotas, muchos son sacados del nido ilegalmente cuando apenas son pollos para ser vendidos como mascota. Muchos no sobreviven al viaje y los que lo hacen, acaban pasando su vida en una jaula de medio metro. La pérdida de hábitat, por la deforestación es otra de las principales causas del descenso en números, aunque en Costa Rica de momento no están en peligro de extinción.