Amorphophallus titanum (Aro gigante, Titan Arum, Bunga bangkai)

La inflorescencia mas grande del mundo y sin embargo, ninguno de sus nombre refleja su magnificencia; y es que “falo amorfo titánico” (en latín) o “flor cadáver” (en indonesio), no son lo que digamos…nombres muy evocadores, pero si que nos dan pistas sobre dos de sus características mas importantes.

Aunque se suele decir que es la flor mas grande del mundo, la verdad es que el Aro gigante, no es en realidad una flor, sino una inflorescencia, es decir, un grupo de flores, por lo que el récord de flor mas grande se lo queda la Rafflesia arnoldii. Las flores están asentadas sobre el espádice y dentro de éste se organizan de una forma muy determinada, las flores masculinas quedan en la parte de arriba y las flores femeninas quedan en la base. Envolviendo al espádice tenemos la espata, cuya función principal es la de protección.

Floración de Amorphophllus titanum en el Royal botanic garden de Edinburgo, Junio de 2015

 Amorphophallus titanum. Royal botanic garden de Edimburgo

A fin de evitar la autofecundación (fecundación a si misma, impidiendo la variabilidad genética), las flores femeninas se abren un par de días antes que las masculinas, por lo que para que se produzca la fecundación y la subsiguiente formación del fruto, el polen encargado de ello, tendrá que llegar desde otra flor y es aquí donde entran en juego los polinizadores.

Los escarabajos que se alimentan de carroña (o cadáveres, lo que menos mal rollo os de) son los polinizadores naturales de estas flores, ayudados siempre por las moscas de la familia Sarcophagidae (los nombres científicos siempre dan pistas: Sarcophagidae = Sarcófago = ” el que devora carne“). Para atraer a estos insectos el Amorphophallus titanum es capaz de desprender olor a carne en descomposición cuando florece, además su color y textura ayudan a crear la ilusión de un cadáver gigante descomponiendose en medio de la selva. Por si todo esto fuera poco, el espádice es capaz de desprender calor, mucho calor. Llega a alcanzar la temperatura corporal humana (unos 36º C), este aumento de temperatura además de ayudar de nuevo a simular un cadáver en descomposición, es necesario para dispersar el olor por la selva ya que el calor lo volatiliza, para que, de esta forma, viaje una mayor distancia.

Imagen térmica tomada en el Royal Botanic Garden de Edinburgo. copyright SRUC

Imagen térmica. Royal Botanic Garden de Edimburgo. copyright SRUC

Sea como sea,  se trata de una planta de récords. El espécimen que aparece en la mayoría de fotos de esta entrada, floreció en Edimburgo en Junio de 2015 y alcanzó los 2.39 m de alto; el récord lo mantiene hasta la fecha (que se sepa) un Aro que floreció en 2003 en la universidad de Bonn (Alemania) y que llegó a los…¡2.74 metros! Pero si todavía no estáis patidifusos, atentos a las hojas, esta sí, es la hoja más grande del mundo y no, no es un árbol.

Hoja de A. titanum. Kew gardens, Londres. Foto: Marta Pérez López

Hoja de A. titanum.
Kew gardens, Londres.
Foto: Marta Pérez López

El Amorphophallus titanum crece en las selvas de Sumatra (Indonesia) y es muy difícil que florezca, todavía más si se encuentra en “cautividad”, por lo que su floración, es siempre  un gran acontecimiento. La pérdida de hábitat es el gran peligro que acecha a este gigante, por lo que la UICN la ha catalogado como especie “vulnerable“.

Por último os dejamos con un vídeo sobre su floración, las imágenes tomadas desde arriba ¡son espectaculares!